Con el auge de YouTube y, posteriormente, de Twitch-, los creadores de contenido se han convertido en una piedra angular para las comunidades dentro de la industria del videojuego. La capacidad de difusión y alcance de estas personalidades emula, salvando las distancias, la de las celebridades en medios como el cine o la televisión, puesto que hablamos de individuos que pueden movilizar a cientos de miles de millones de seguidores. Entre los casos más resaltantes, encontramos nombres como PewDiePie, AngryJoe y, de manera más ‘contemporánea’, Ninja, una de las principales figuras del fenómeno Fortnite.

A dicho respecto, Tyler Blevins, nombre real del afamado personaje del medio, se ha alzado como una figura pública de indiscutible influencia, logrando hacer contratos con exitosas marcas como Mixer o Adidas. Sin embargo, las aspiraciones del streamer van más allá de lo mencionado ya que, acorde a lo comentado ante el podcast de True Geordievía ComicBook-, quiere convertirse en el ‘gamer‘ más grande de la historia, aunque comprende lo ambiguo que tal adjetivo conlleva consigo.

Quiero ser recordado como uno de los gamers más grandes de toda la historia, si no el más grande. Eso quizá no suceda, sin embargo, porque, nuevamente, realmente no sabemos qué hace que seas el mejor. Competidor, gamer, streamer, ¿de dónde vendrá el mejor?“, indicó. Pese a ello, sí se muestra seguro de su intención de convertirse en un baluarte de la industria, señalando que “ese es el objetivo, convertirse en un símbolo y en un icono“.

Así, pues, a día de hoy, con sus más de 14 millones de seguidores, es probable que Ninja se encuentre entre las cinco principales imágenes del videojuego, y su popularidad no parece que vaya a descender. Dependerá, no obstante, de cuán capaz sea de adaptarse al siempre cambiante medio que supone el medio interactivo.

>

Source link