Las mujeres que hayan ingresado a la compañía desde 2014 recibirán una compensación económica

Desde el año pasado, Riot Games, responsables de grandes iconos de la industria como League of Legends, se vieron inmiscuidos en severas acusaciones. Según un reportaje de Kotaku, se indicó la existencia de un tóxico ecosistema laboral que, entre otras cuestiones, situaba al hombre por encima de la mujer, manifestándose en prácticas sexistas, diferencias salariales, discriminación de género y más. Gracias a esto, se colocó a la compañía en el ojo de huracán durante todo 2018 y, en el pasado mes de agosto, se llegó a un principio de acuerdo ante la demanda colectiva, suponiendo así un primer paso para lo que, ahora, ya es una realidad.

Y es que, como comparte la propia Kotaku, Riot Games ha sucumbido ante las mencionadas exigencias legales, por lo que dispondrán de 10 millones de dólares para pagar a todas las empleadas femeninas que hayan formado parte de sus filas desde 2014 en adelante. En tal sentido, según Ryan Saba, abogado de la acusación, se trata de una de los acuerdos de mayor dimensión en la historia de la discriminación de género en California, de la cual cada trabajadora recibirá una compensación económica según su puesto de trabajo, tiempo con la empresa y estado actual respecto a la misma.

Esto demuestra que Riot va en serio respecto a cambiar la cultura de la compañía“, comentó Saba. Por su parte, Riot declaró: “Estamos complacidos porque un acuerdo para solucionar en su totalidad la demanda contra Riot ha sido introducido recientemente por el abogado de los demandantes. El acuerdo es otro paso importante hacia adelante, y demuestra nuestro compromiso con estar al nivel de nuestros valores y hacer de Riot un entorno inclusivo para el mejor talento de la industria“.

En contraposición, en aras de concluir, Kotaku pudo conversar con una empleada anónima actual del equipo, quien sentenció: “Es genial que Riot haya decidido compensar a las mujeres por el abuso que han sufrido aquí, pero su retórica sobre “curar y seguir adelante” deja que desear. Es difícil sanar y continuar cuando chocamos con la realidad de que, al final del día, Riot prefiere pagar a las mujeres que aún continúan aquí por los inconvenientes de trabajar con presuntos abusadores“.

>

Source link